Revista Comarcal

Revista Comarcal

Logo Facebook

EDITORIAL 56

Poderoso caballero, es don dinero

Una revista que pretende ser seria como esta no pude evadirse de la realidad, corriendo el peligro de convertirnos en folleto turístico, cerrando los ojos al ambiente que nos rodea. La realidad se resume en las palabras más repetidas en los titulares de prensa: Corrupción, dinero, comisiones, evasión de impuestos, facturas falsas, cajas B, nepotismo, tráfico de influencias, amiguismo…

Podríamos pensar que estamos asistiendo a un fenómeno nuevo. Pero no. Fue en España donde nació el género novelesco de la picaresca, donde el héroe de las novelas es un personaje nada ejemplar: “el pícaro”. (siglos XVI-XVII)

Pero muchos años antes, (siglo XIV) encontramos el mejor retrato lirerario del valor del dinero en la sociedad de la época. Transcribo una mínima muestra del texto:

“Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar
Al torpe hace discreto, hombre de respetar…”
(…) El dinero quebranta las prisiones dañosas,
Rompe cepos y grillos, cadenas peligrosas,
Al que no dé dinero le ponen las esposas,
Hace por todo el mundo cosas maravillosas.”
S

Y muchas otras propiedades va explicando el Arcipreste de Hita en el “Libro del buen amor” y que hoy, el “hombre de la calle”, más escuetamente resume en el dicho. “Los peces gordos siempre se libran”.

Más tarde fue Quevedo quien escribe un poema al respecto cuyo estribillo se ha popularizado tanto que le pasa lo que a las coplas: que nadie conoce al autor. “Poderoso caballero, es don dinero”.

El convencimiento de que el dinero lo puede todo, hasta comprar un puesto en el cielo, se extiende; deja de ser una broma o una opinión para convertirse en una certeza. Cunde el pesimismo ante la ya antigua peste que no tiene cura, que como un cáncer, ha hecho metástasis desde el Gobierno hasta las humildes Juntas vecinales. Todo bajo sospecha.

Ya en el siglo XX, el retrato más pesimista es un Tango de Carlos Gardel que cualquiera puede encontrar en un buscador de música en internet, You Tu be, por ejemplo. Se titula “Cambalache”. Recomiendo la versión de Julio Sosa. Allá van solo cuatro versos de su letra: …“Qué falta de respeto// qué atropello a la razón// cualquiera es un señor// cualquiera es un ladrón…”

Mejor con música